Fandom

Paranormal Agent

Dianne Hemsworth

256páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Dianne Hemsworth
Dianne Shade.jpg
Datos Personales
Nombre Dianne Hemsworth
Alias Shade
Sexo Mujer
Edad 30 años
Nacionalidad Estadounidense
Ocupación Mecánica en una gasolinera a las afueras de un pueblo / Líder de Shadow’s Troopers.

Poderes / Habilidades

Insustancial [7]

BiografíaEditar

FamiliaEditar

  • Pareja: Sharon Alisson Johnson: Esposa. Es la persona más importante en la vida de Dianne y de la que está completamente enamorada. Actualmente trabaja como agente de policía.
  • Mascota: Margot: Gata persa de oscuro pelaje, rescatada de la calle. Es la verdadera dueña de la casa donde residen Dianne y Sharon.
  • Cuñado: Adrian Dallas Johnson: Hermano de Sharon y cuñado de Dianne. Está a cargo del Nicte Pub.
  • Madre: Hilary Lauren Hemsworth: Madre de Dianne. Ama de casa. Reside en Minneapolis, Minnesota.
  • Padre: Charles Edward Hemsworth: Padre de Dianne. Dueño de una exitosa tienda de coches de segunda mano. Reside en Minneapolis, Minnesota.

PertenenciasEditar

Las pertenencias más destacables de Shade son su motocicleta Honda CB1000R, con su casco, guantes y chaqueta a juego, su casita en la que vive feliz con Sharon, una navaja, un puño americano, una Beretta de 9 mm con su licencia de armas perfectamente falsificada (legalmente consideran que con tres intentos de suicidio a sus espaldas está demasiado tarada como para tener un arma) y su viejo uniforme del equipo de Hockey de los Wild Cats, donde jugaba con Kate y que debe de estar guardado en alguna caja del fondo del armario.

HistoriaEditar

Primera ParteEditar

La vida de Dianne Rowan Hemsworth ha sido intensa, en toda la amplia extensión de la palabra. Nació en el seno de una familia tradicional y bastante acomodada de Detroit, Michigan. Su infancia fue feliz, rodeada de lujos y caprichos, siendo la niña mimada de sus padres, a los que les había costado bastante engendrar a su única hija.

Vivía feliz en un lujoso ático, situado en las entrañas de la urbe, con increíbles vistas panorámicas y todas las altas tecnologías rodeándola.

Iba a un colegio privado, era una excelente estudiante y una destacada jugadora de tenis, habiendo incluso ganado varios importantes premios. Incluso era bastante popular entre sus amigos.

Pero cuando tenía trece años, su vida empezó a caer empicado. La empresa en la que trabajaba su padre, decidió prescindir de personal debido a la gran crisis económica que estaba atravesando, así que Charles fue despedido.

Sin duda, uno de los hechos que más marcaron a Dianne fue su traumático secuestro a los 13 años. Permaneció dos semanas encerrada en un oscuro y pútrido zulo, recibiendo constantemente amenazas, insultos y violentas palizas. Fue entonces, cuando presa de la desesperación, la pequeña Dianne descubrió que tenía la capacidad de atravesar las cosas. Era lo que comúnmente se conocía como anómala.

Escapó de sus captores y regresó a casa, llevando consigo un sinfín de preguntas sin respuestas.

A raíz de aquel suceso la relación con sus padres se deterioró por completo, sumando además el hecho de que la familia Hemsworth estaba al borde de la ruina y tuvieron que pasar de vivir en una de las lujosas zonas de Detroit a uno de los peores barrios de Minneapolis, Minnesota.

Dianne se convirtió en una persona hosca, reservada, fría, distante, rebelde, llegando incluso a perder todo interés por sus antiguas aficiones. Sus padres, decidieron recurrir a varios y caros psicólogos que no sirvieron absolutamente para nada, ya que Dianne se negaba en redondo a colaborar.

Fue entonces cuando conoció a una de las personas más relevantes de su vida: Kate Sunrise. Una chica muy atractiva, capitana del equipo mixto de hockey escolar. Simpática, extrovertida y dinámica, la única capaz de abrirse paso entre el escudo que Dianne ha creado a su alrededor. Dianne vuelve a recuperar parte de su antiguo ánimo, incluso decide meterse en el equipo para estar con sus nuevos amigos.

La pelirroja se enamoró perdidamente de la latina, convirtiéndose en el pilar central de su vida y en el refugio donde acudía cada vez que tenía bronca en casa. Katie lo era todo para ella.

Fue Kate quién le dio el apodo de Shade a Dianne, siempre solía decirle de forma cariñosa “You fade like a shade near the light”, que significa: “te desvaneces como una sombra cerca de la luz”

Pero algo tan especial no estaba destinado a acabar bien. El equipo de hockey, la banda de Kate, tenía un lado oscuro: eran pequeños delincuentes de poca monta.

Al principio Dianne solo comete delitos sin importancia, un examen por aquí, un cd por allá… pero las peticiones de Kate van mucho más allá, y la pelirroja es incapaz de poner resistencia alguna cuando le pide algo, así que accede a sus deseos. Los delitos cada vez se van haciendo más fuertes, cajas registradoras de tiendas, objetos caros… hasta que llega el día del gran golpe: la joyería del barrio.

Y fue un desastre total. Las alarmas saltaron antes de tiempo, la banda salió corriendo y la policía detuvo a Shade.

Uno de los recuerdos más vívidos de la pelirroja es su propia voz desgarrada llamando a gritos a una Kate que nunca apareció, con la fuerte luz de la sirena tiñéndolo todo de rojo y azul.

La situación se complicó aún más, tanto en el terreno familiar como en el instituto; las bromas, burlas, los insultos, los recelos y las fobias estaban presentes por doquier, nadie quería tener cerca a una mutante, y si encima era homosexual, peor todavía, no vaya a ser que se les fuera a pegar algo.

Una noche, Dianne no aguantó más, cogió unas cuantas botellas de licor que su madre guardaba y se las bebió; aprovechando la turbación de la embriaguez cogió la navaja que Kate le había regalado y se rajó las venas de la mano izquierda. No llegó a hacerlo también en la otra mano porque se desmayó antes.

Fue su primer intento de suicidio.

Despertó en un hospital, con el antebrazo dolorido y una buena resaca. Lo primero que vio fue una nota en la mesita de noche, firmada por Kate y en la cual se podía leer: “Lo siento Shade, demasiada luz hace daño, pero no dejes que se apague la vela”. Y junto a ella había un brazalete.

En aquel momento no lo supo, pero la latina la besó en los labios antes de marcharse, y estuvo a punto de volver a entrar la habitación, de arreglar las cosas con la pelirroja... pero entonces vio como una especie de profesor de una institución para gente especial le ofrecía la oportunidad de empezar de nuevo, de estar con gente como ella y aprender sobre sus capacidades.

Shade aceptó y Kate se marchó, silenciosa. Era lo mejor.

Segunda ParteEditar

Un sitio lleno de gente como ella y la oportunidad de empezar de cero… Sonaba genial. Los primeros tiempos allí fueron muy buenos para la pelirroja, poco a poco conseguía dejar atrás su turbulento pasado. Hizo nuevos amigos y se interesó por las clases, se sintió integrada, una más. Además le encantaba saltarse las normas siempre que podía gracias a su peculiar mutación y a su astucia.

Fue en aquella época cuando conoció a la sin duda alguna se convertiría en la persona más importante de su vida: Sharon Jhonson. Una chica del pueblo cercano que encandiló a Shade desde el primer momento. Segura de sí misma, con una personalidad arrollante y entusiasta, todo lo que la pelirroja buscaba en una chica y que no admitiría hasta años más tarde.

La relación entre las chicas era peculiar y especial, mantenían lo que se conoce como “amigas con derecho a roce”. Sharon se convirtió en una especie de refugio para Shade, desahogaba sus penas con ella al ser alguien ajeno a la institución de anómalos donde residía y donde se iban complicando cada vez más las cosas.

El singular carácter de la pelirroja, sus relaciones frustradas y su terrible miedo a enamorarse, hacían que se alejara y pusiera tierra de por medio cada vez que la relación con Sharon se estrechaba y sentía algo más profundo por la muchacha de lo que marcaban sus estrictos límites.

Todo parecía ir bien en aquella institución, pero la felicidad no es eterna, y menos para alguien que arrastraba consigo serios problemas aún no superados del todo.

Poco a poco todo fue truncándose, las cosas iban de mal en peor en todos los terrenos en los que antes había conseguido una cierta estabilidad, rompiendo poco a poco su delicado equilibrio.

La marcha del profesor que la había rescatado y convencido para asistir a aquella institución fue una de las cosas que más la marcó, perdió a uno de sus pilares básicos que le servían de soporte y en quién más confiada. Ni siquiera hubo una explicación o despedida por parte del docente, dejó a medias los proyectos científicos en los que ambos trabajaban, lo que hizo que la joven se sintiera dolida y traicionada.

En el terreno amoroso también le iba de pena, sufría un desengaño detrás de otro. Era feliz acostándose con la chica que le diera la gana sin tener que rendir cuentas a nadie, pero por mucho que se negase y por muy reacia que fuera, Shade no era de piedra, y hubo un par de chicas que le calaron demasiado hondo e hicieron que sintiera por ellas algo más que amistad.

Pero todo salía mal, todo se complicaba. Cosa que intentaba, cosa en la que fracasaba estrepitosamente, quebrando el delicado equilibrio de la muchacha.

Sin duda alguna, la gota que colmó el vaso fue la trágica muerte de uno de sus compañeros. A día de hoy no ha sido capaz de esclarecer del todo los acontecimientos de aquella noche, pero lo que sí re cuerda de forma totalmente clara y vívida es a sus dos compañeros en la azotea, uno sujetando de la mano al otro con desesperación y apenas aferrándose con las garras a la pared, intentando por todos los medios no soltarse y caer al vacío.

Y Shade lo vio, y no dudó un segundo en actuar e intentar ayudar a los chavales con su peculiar mutación. Pero fracasó. Aún recuerda tener la zarpa del chico agarrada, el tacto rugoso de las escamas y el cómo sintió al chico deslizándose de entre sus dedos hasta caer junto al otro compañero al vacío.

El chico escamoso sobrevivió gracias a sus habilidades reptilianas, pero el otro chaval impactó de lleno contra el suelo y se abrió la cabeza, muriendo en el acto.

El olor a sangre y la masa encefálica del muchacho manchando el suelo es algo que Dianne no ha conseguido borrar del todo de su mente.

Aquel recuerdo aún la persigue, haciéndola sentir culpable por la muerte de Selenum.

Dianne Hemsworth no volvió a ser la misma desde aquella noche, y su situación en aquella institución empeoró de forma descomunal, lo que la llevó a su segundo intento de suicidio.

Pasó semanas planeándolo todo de forma fría y minuciosa, eligiendo el baile de navidad como el mejor momento para volarse la cabeza.

Aquella misma mañana fue a ver a Sharon, se acostó con ella y le cogió “prestado” su revólver del calibre 44, cosa que nunca le ha perdonado del todo.

Durante el baile se despidió de todas y cada una de las personas que fueron importantes en su vida, excepto de Sharon, porque aparte de que no se encontraba allí, era totalmente incapaz de mirarla a la cara.

Subió a la azotea, puso el revólver contra su cabeza y apretó el gatillo… Pero la bala atravesó literalmente su sesera sin hacerle el menor daño, ya que el gen mutante de la muchacha saltó de inmediato, haciéndola intangible.

Su intento de suicidio empeoró aún más las cosas allí, así que conjuntamente decidieron que lo mejor era que Dianne pasase un tiempo en Minnesota, en casa de sus padres.

Allí intentó suicidarse por tercera vez atándose una soga al cuello, pero su mutación volvió a salvarle la vida. Fue en ese momento cuando decidió darle un nuevo enfoque a las cosas.

Volvió a la institución de mutantes con ánimo renovados, pero las cosas seguían sin ir bien del todo, así que apoyada por Sharon tomó una de las mejores decisiones de su vida: largarse.

Hizo las maletas, firmó el formulario de baja y se marchó de allí para siempre, para empezar una nueva vida al lado de Sharon, con quien empezaba a intensificarse la relación.

Tercera ParteEditar

La vida de Shade mejoró notablemente, trabajaba de mecánica en una gasolinera a las afueras del pueblo (lo que además la obligó a perfeccionar sus conocimientos informáticos), practicaba full contact a menudo, y estudiaba física en la universidad a distancia.

Y lo mejor de todo es que mantenía una relación sentimental con Sharon, con quien además vivía felizmente. Sharon por su parte decidió ingresar en el cuerpo de policía, así que aprobó sin esfuerzo los exámenes preliminares y pronto estuvo estudiando en la academia.

Por aquella época la relación de ambas se vio algo resentida por culpa del estrés, el cansancio y el poco tiempo del que disponían para verse y estar juntas, pero todo volvió a la normalidad cuando Sharon se graduó en la academia y se convirtió oficialmente en una agente de la ley.

La pelirroja por su parte se vio envuelta casi sin pretenderlo en algo que la prensa llamaría posteriormente “Shadow’s trooper”.

Todo comenzó en una noche cualquiera, cuando Shade daba una vuelta por la ciudad y hacia tiempo para recoger a Sharon al salir de la academia de policía. Fue entonces cuando se topó de bruces con una estremecedora escena:

Un grupo de imbéciles la había tomado con un chaval inocente y desprotegido, y por los insultos que le profería el grupo de abusones parecía ser un anómalo. Shade no se lo pensó dos veces y se lanzó de cabeza.

Ese fue el comienzo. A partir de ahí Shade se dedicó a salvar a gente desprotegida a quien perseguían para intentar darles una paliza fuera por el motivo que fuera. Lo mismo daba que se tratasen de anómalos (de esos no había muchos) o de afroamericanos y homosexuales huyendo de un grupo de skinheads.

Shade salvaba a los chavales, los mantenía un tiempo bajo su protección en el pueblo, les daba consejos y les enseñaba a defenderse. Algunos encontraban trabajo en el pueblo o en la ciudad y se quedaban para ayudar en la causa, pero la gran mayoría acababa marchándose.

Y así, a espaldas de Sharon, nació lo que la prensa bautizó como “Shadow’s Troopers”

Fue precisamente cuando la noticia llegó a los titulares del periódico matinal que Sharon no tuvo otro remedio que interrogar a Shade, que en un principio se hizo la sorprendida y lo negó todo.

Tras la típica discusión de pareja ambas quedaron en colaborar mutuamente. A Sharon le vendría bien tener a alguien metida de lleno en todos los turbios asuntos que se cocían en la ciudad y el pueblo, y a Shade le venía de perlas tener a un contacto de valor en la policía que la ayudase con su causa.

Las cosas no podían ir mejor para la pareja, colaboraban mutuamente, se entendían a la perfección en todos los aspectos, tanto profesionales como personales, y la lista de gente salvada aumentaba.

Fue pasado un tiempo cuando ocurrió algo que marcó sus vidas para siempre: la aparición de Michelle Summers.

Una llamada de incendio fue el detonante. Acudió la policía, Sharon llamó a Shade... Había alguien atrapado en el interior y los bomberos se negaron a entrar porque estaba todo perdido; el fuego no había dejado ninguna vía de escape, pero seguían oyéndose unos desesperados gritos de auxilio desde el interior. Shade, sin dudarlo un momento, se lanzó de cabeza hacia el fuego, cruzándolo limpiamente gracias a su condición de anómala, dejando a una Sharon totalmente preocupada en el exterior. Salió por la parte de atrás del edificio con Michelle en brazos, atravesando las enormes llamas de fuego.

Poco se sabía acerca de la muchacha que habían rescatado, salvo que se llamaba Michelle Summers, que tenía 16 años, que era de Chicago y que estaba en un estado de shock post-traumático. Eso y el hecho de que sospechaban que tenía la capacidad de controlar el fuego, hizo que las chicas se la llevaran a casa en vez de llamar a los servicios sociales. En la base de datos de desaparecidos de la policía no aparecía ningún dato sobre ella. Tenía además fuertes pesadillas por la noche y cuando se despertaba sobresaltada y asustada solo se calmaba si Shade estaba allí para consolarla.

Desde el rescate, Shade se convirtió para Michelle en su amor platónico con todas las letras. A la pelirroja le resultaba enternecedor y no pudo evitar verse ella misma reflejada cuando estaba totalmente enamorada de Kate Sunrise.

No consiguen averiguar nada sobre la procedencia de la chica, y cuando le mencionan a sus padres cuenta la historia de que le pegaban. Varios detalles hacen sospechar de que la chica miente, pero… ¿por falta de confianza? ¿O para protegerlas?

Las tres muchachas conviven felizmente, Michelle se ha convertido en una especie de hija adoptiva adolescente que ha despertado el instinto maternal de Sharon. Para Shade, Michelle es una muchachita desprotegida e inocente a la que cuidar, enseñar y proteger. Es plenamente consciente de los sentimientos que la chiquilla profesa hacia ella, lo cual la enternece aún más.

Con el paso del tiempo Michelle confía en las chicas, además suele hablar en sueños, por lo que Shade y Sharon descubren que alguien va tras la muchacha, pero desconocen cualquier otro dato que pueda ser de ayuda.

Todo iba bien hasta cierto día en que salió en la televisión la noticia de que cierto político iba a pasar las vacaciones cerca de donde ellas vivían, eso hizo que Michelle se pusiese más nerviosa de la cuenta y comenzase a comportarse de una forma extraña, hasta que un buen día se marchó de casa sin dar explicaciones.

Shade y Sharon mueven cielo y tierra para dar con Michelle, gracias a sus contactos y a sus propias conclusiones, descubren que la chica está en el mismo edifico donde la encontraron, así se dirigen hacia allí sin perder tiempo.

Al llegar se encuentran a Michelle sujeta por un hombre vestido de traje, el que parece ser el cabecilla está interrogándola, amenazándola.

Cuando ve aparecer a Sharon y Shade, un tercer hombre trajeado le dispara a la pelirroja una especie de dardo tranquilizante.

Dianne cae de rodillas al suelo, mareada, desorientada y con una desagradable sensación de nauseas. Sharon grita desesperada el nombre de Shade y se acerca corriendo a su lado, examinando la herida de su amante sin dejar de apuntar a los hombres trajeados.

- Durante un buen rato no podrás atravesar nada, maldita entrometida de las narices - dice la áspera voz del cabecilla - ¡Matádlas!

- ¡¡¡NOOOO!!! - grita la desgarradora voz de Michelle - ¡SHADE MARCHAOS! - chilla antes de prenderse en llamas.

Dedica su última mirada y su última inocente sonrisa a la persona que más ha significado para ella: Shade, dejándola marcada de por vida.

Michelle explota muriendo en el acto y llevándose con ella la vida de todo aquel que estaba a su lado. Por suerte para Shade y Sharon, ellas estaban fuera del radio de alcance, por lo que consiguen salvarse de la primera explosión. Pero la estructura del edificio es débil e inestable, han de salir de allí lo antes posible o acabarán sepultadas bajo los escombros.

Shade se niega a moverse, aún está bajo los efectos de la extraña droga y es incapaz de racionalizar lo que ha pasado. Sharon tira de ella, intenta por todos los medios hacer reaccionar a la pelirroja, incluso le cruza la cara para intentar sacarla de ese estado y le grita por su nombre real.

Consiguen salir del edificio, pero el fuego ha destruido todo lo que había en el interior, incluido cualquier prueba o pista que pudiera aclarar algo sobre la historia de Michelle o la procedencia e intenciones de quienes la perseguían.

Tras la muerte de Michelle, Shade y Sharon intentaron investigar sobre lo sucedido, pero no tuvieron éxito. Parecía como si la chiquilla nunca hubiese existido.

Shade, afectada por la muerte de la muchacha, se ensañaba de forma más ruda y cruenta con los integrantes de los grupos que maltratan a la gente que ella salva, a veces incluso llegaba a pasarse de la ralla.

El violento comportamiento de Shade y su turbulento pasado hacieron que Sharon se preocupase, lo que afectaba negativamente a su ya de por sí bajo estado anímico. Era como revivir nuevamente la muerte de Selenum.

Shade se percató de que algo iba mal e intentó hablar con Sharon repetidas veces, hasta que logró que la muchacha confesase su mayor temor: Que Dianne intentase volver a suicidarse.

"Cuando intenté volarme la cabeza no tenía nada... ahora te tengo a ti... y lo tengo todo"

Con esas palabras Shade logró calmar los temores de Sharon. Pasado un tiempo, para reafirmarse en lo dicho, le pidió su mano en matrimonio. Sharon aceptó, y como en ese instante no tenía otro anillo para darle, le regaló un colgante de una bala del calibre 44, ya disparada.

Fue la bala con la que Dianne Hemsworth intentó suicidarse por segunda vez.

"Es el recordatorio de todo lo que te habrías perdido de esa noche en adelante si llegas a acertar"

Ya casadas, ambas intentan hacer una vida normal y superar poco a poco la muerte de Michelle. Sharon continúa ejerciendo como agente de policía y Shade trabajando de mecánica en la gasolinera del pueblo, salvando a todo aquel que lo necesite y pateándole el culo a todo aquel gilipollas que se pasa de la ralla en su territorio.

Lo que no se espera es que esté a punto de aparecer un agente de la Paranormal Agent para intentar convencerla de que se una a ellos...

¿Aceptará?

DescripcionesEditar

Descripción FísicaEditar

Con sus 1.78cm se puede decir que Dianne es una chica alta. De constitución atlética, ágil y bastante resistente a esfuerzos físicos. La práctica asidua del full contact le permite mantenerse en muy buena forma.

Su característico cabello es espeso, rojizo y ondulado, sobre todo por las puntas, donde se forman unos suaves rizos. Normalmente lo lleva recogido en una coleta baja, y cuando se lo suelta le llega hasta media espalda.

Su piel es de un color blanco rosado, cuando toma demasiado el sol adquiere una tonalidad rosa fuerte, quizás salmón. Tiene unas cuantas pecas salpicadas por todo su cuerpo, aunque bien disimuladas.

Sus ojos verdes son, junto a su cabello, uno de sus rasgos más característicos. Tiene una viva e intensa mirada esmeralda, fría como el hielo en ocasiones y con un punto bastante hosco y desconfiado, sobre todo cuando trata con desconocidos.

Una cicatriz marca su muñeca izquierda; es un corte transversal de unos 3 centímetros, desde la base de la muñeca hasta el antebrazo. Siempre la lleva tapada con un brazalete de cuero. También tiene un tatuaje en la parte baja del abdomen, en el lado derecho. Es su apodo en caracteres japoneses.

Siempre lleva consigo una bala sin casquillo del calibre 44 colgada del cuello, de cerca se puede apreciar que tiene unas pequeñas muescas, señal de que ha sido disparada.

Descripción PsicológicaEditar

Si hay algo que defina a la pelirroja es su fuerte y arrogante carácter. Es altiva, orgullosa, altanera y soberbia en ocasiones. Muy protectora con la gente que le rodea, no duda en defender a los suyos o a los débiles a capa y espada. Se siente tremendamente orgullosa de lo que es, de lo que puede hacer gracias a su peculiar mutación.

Suele ser una persona muy impulsiva y temperamental, pero con el paso de los años se ha obligado a usar la cabeza antes de hablar o actuar. Eso y la práctica del full contact la ha llevado a conseguir un completo dominio y autocontrol en el combate, siendo una oponente fría, calculadora y letal.

Pero también es arisca, hosca y malhablada, sobre todo cuando tiene un mal día o quiere intimidar a alguien. No se deja amedrentar con facilidad y le gusta tener siempre la última palabra. Además le encanta saltarse las normas siempre que puede.

Es una persona muy directa que pocas veces se muerde la lengua al hablar, soltando las verdades directamente a la cara si lo cree conveniente. Al contrario de lo que pueda parecer mide mucho cada palabra antes de decirla, aunque a veces parezca que suelta auténticas barbaridades.

Por otro lado, cuando quiere, es una chica divertida, dulce, romántica y encantadora a la que le fascina flirtear con otras féminas aún estando casada. Le encanta el juego del coqueteo y el sonrojar a las mujeres con algún atrevido y descarado comentario, pero siempre se ha mantenido completamente fiel a su querida mujercita Sharon, a la que adora.

Y por supuesto es sarcástica, irónica y mordaz.

Su mayor temor son los espacios cerrados, es claustrofóbica y no soporta estar en sitios pequeños. Tampoco soporta que la inmovilicen, ya sea mediante algún instrumento o mediante la fuerza física de alguien. Si se ve en estas dos situaciones sufre fuertes ataques de ansiedad y puede llegar a gritar histérica, además usará su condición de anómala de forma inconsciente para escapar.


Aspiraciones en la vidaEditar

Su mayor aspiración en la vida (y aunque suene tremendamente cursi) es hacer feliz a su mujer Sharon y pasar su vida junto a ella.

Pero por otro lado desea de forma ferviente redimirse de las muertes de Selenum y Michelle, es por ello que lucha con ahínco en defender a todo aquel que lo necesite y ofrecerle su consejo y protección. Algún día averiguará quiénes eran los cabronazos que perseguían a Michelle y se los hará pagar muy caro.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar