Fandom

Paranormal Agent

Freyja

256páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Freyja
Freyja.jpg
Datos Personales
Nombre Freyja
Alias Firetamer, Fire, Frey, Zanahoria
Sexo Mujer
Edad 24 años
Nacionalidad Se cree que nació en alguna parte cercana a Kansas
Ocupación Artista de circo, especialidad en malabares y ejercicios con fuego

Poderes /

Habilidades

Pirogénesis (2)

Pirokinesis (3)

BiografíaEditar

FamiliaEditar

  •  [Desconocidos]

PertenenciasEditar

Hojas para hacer origami, le sirven para relajarse (en épocas de estrés es normal que vaya dejando figuritas de papel a su paso); hula hoop, pelotas y mazas para malabares (material inflamable).

HistoriaEditar

Madrugada, un pueblo perdido en Kansas, iglesia local. Aquí comienza la historia.

Un crujido apagado anunció que la puerta se había abierto y por el se colaron un par de sombras. Silenciosos como fantasmas, ingresaron en el sitio hasta llegar al altar, frente al cual dejaron un bulto que no tardó en removerse, incómodo por el cambio de ambiente. Las figuras, sin una segunda mirada, se dieron ya vuelta y salieron tal cual entraron, dejando como toda prueba de su presencia un llanto infantil.

El párroco la encontró horas más tarde, enviándola al orfanato local aquella misma tarde, donde la acogieron y le pusieron su primer nombre: Freyja, gracias a la influencia de un libro de mitología nórdica que estaba leyendo una de las cuidadoras por aquel entonces.

Es esta la primera información que se tiene de la protagonista de esta historia.

Creció en aquel rebaño de rechazados, abandonados, olvidados y otros tantos casos trágicos. Todos tenían en común la falta de padres, por lo que se integraban de un modo u otro. Sin embargo, con el paso del tiempo, Freyja empezó a destacar y a alejarse de ellos. Nadie sabía exactamente la causa, si ya fuese por sus puntos extraños (como comer la sopa hirviendo sin ninguna queja o no unirse a las camas comunales en el invierno) o por algo más abstracto como la intuición o el instinto. Todos se separaron paulatinamente de ella, menos una niña: Wendy.

Wendy era la niña más querida del orfanato, además de la más bonita. Ni siquiera la cabeza de zanahora pudo resistirse a su encanto, pasando a admirarla tanto o más que el resto. Amarla era algo natural, al igual que saber que cuando fuese mayor iba a ser toda una belleza. Era obvio para todos, como si estuviese destinada a ello.

Al menos, hasta que el orfanato se incendió.

Las causas son misteriosas aún hasta el día de hoy. Nadie sabe si fue un accidente, una negligencia o algo provocado. Simplemente pasó, y las llamas no tardaron en tomar entero el edificio. A pesar de los esfuerzos de las cuidadoras para evacuar a los niños, estos eran demasiados, ellas muy pocas y varios de ellos quedaron en el interior. Entre esos, Freyja y Wendy. Freyja fue la primera en salir de entre las llamas, para encontrarse con la angustia de todos y la falta de su mejor amiga. Antes de que nadie pudiese impedirselo, volvió a entrar para buscarla durante largos y angustiosos momentos.

Cuando todos las daban por muertas, las dos aparecieron, una en brazos de la otra. La cantidad de información del momento sólo consiguió hacer las cosas más confusas: por un lado, la sorpresa de ver a Freyja totalmente ilesa, a pesar de tener la ropa chamuscada; por otro, el horror al ver el trágico giro del destino de Wendy. Y aquella noche quedó marcada en las vidas de todos.

Wendy quedó reducida a una masa quemada y amorfa, que los médicos salvaron a duras penas. A pesar de todo, nadie quedó contento con aquel resultado y pronto todos los ojos se fijaron en la ignífuga Freyja. De pronto, el rescate había quedado en un segundo plano, para dar paso a todo tipo de rumores acerca de las malas intenciones de la "rarita". Y aquella vez, ni siquiera Wendy disentió.

Aquello no sólo fue leña al fuego para los rumores, también supuso un duro trauma para Freyja. La situación empezó a salirse de control y las cuidadoras, asustadas en parte por el descubrimiento, los rumores y el desarrollo precipitado de los sucesos, decidieron cortar por lo sano: tenían que sacarla de allí. Lo hicieron efectivo lo más rápido que pudieron: al atardecer del día siguiente, Freyja salía de sus vidas para no volver nunca.

En un principio, el plan era llevarla a una casa de acogida en otro estado. El problema apareció cuando, al llegar, se encontraron con que había cerrado. La cuidadora quedó entonces con una chiquilla ignífuga de la que debía deshacerse lo más rápido posible. El problema era, ¿dónde dejarla? Por mucho que la asustase, no podía dejarla abandonada en la calle sin más. Quiso la suerte que justo en aquel momento un circo llegase a la ciudad, dándole una idea a la mujer. ¿Qué mejor sitio que ese para alguien como ella?

Hicieron falta varias negociaciones, miradas escepticas y una pequeña demostración para que, con algo más de siete años, fuese aceptada. Si bien en un principio era poco más que una niña flacucha e inútil, con el tiempo descubrió que el entrenamiento y el trabajo no eran tan malos y lo mejor de todo era que no se sentía un bicho raro en aquel mundo de rarezas. Cambió lentamente su perspectiva de futuro y empezó a adaptarse a la situación. Se dio cuenta de que aquello había sido lo mejor, tenía una nueva oportunidad. Lo único que tenía que hacer era seguir adelante.

Y olvidar, sí, olvidar...

DescripcionesEditar

Descripción FísicaEditar

A simple vista, la primera impresión que Freyja da es la de una persona estrambótica. ¿Cómo si no? Si bien le faltan unos cuantos centímetros de altura, compensa esta pequeña carencia con un aspecto tan llamativo que no hay persona que pueda evitar dirigirle, al menos, una mirada de incredulidad. Para empezar, su cabello suele ir teñido de naranja llamativo (y un poco doloroso) a la vista, si bien a veces puede recurrir a otros como el fucsia o azul. Nunca se lo deja demasiado largo, le irritan las melenas largas, al igual que tampoco lo lleva suelto (a menos de que lo tenga corto) y no es extraño que tenga adornos estrafalarios de todo tipo y naturaleza. Pero el cabello pasa a un segundo plano cuando reparas en su rostro. Su rostro siempre está pintado haga lo que haga, esté donde esté, sea la situación que sea. Verla con el rostro sin adorno es como ver a un pingüino volando, algo imposible. Y, por supuesto, no usa el maquillaje de una persona normal. No, su rostro siempre tiene pintadas extravagantes y tan llamativas como ella o, más bien, como el sitio del que salió: el circo. Rostro blanco, ojos grandes y labios gigantescos, en los que las pestañas falsas, los delineados excesivos y los colores nunca faltan. A todo esto se le suma su vestimenta, que al igual que su rostro nunca varía (hasta el punto de hacer pensar que todo su armario es igual, lo cual, de hecho, es cierto). Ropa que es una variopinta mezcla entre el estilo victoriano y el circense en la que no faltan los corsets, los bloomers y los estampados de rayas. Y eso por no hablar de complementos varios. Esta ropa esconde o muestra (generalmente, la segunda opción) un cuerpo de constitución atlética debido a su condición de acróbata, que normalmente añade a su metro cincuenta y siente de altura un par de centímetros con su calzado. La única marca característica que posee es una cicatriz casi borrada de la mejilla, que a duras penas se distingue y que siempre está escondida en el maquillaje.

Descripción PsicológicaEditar

A primera vista e impresión es fácil malinterpretar su personalidad. Ya no sólo por la ropa, que parece ser una llamada a todas las miradas en un radio de cincuenta metros, o por su forma de comportarse un tanto ruda y explosiva, por no mencionar ruidosa. Está acostumbrada a ser el centro de atención y también a ignorar ese hecho, a restarle importancia o a enfrentarse a él, llegando a parecer fría, egocéntrica o hasta un tanto grosera. Por otro lado, su entorno hizo de ella una persona hirientemente directa y un tanto cabezota. Se niega a cambiar de opinión cuando se aferra excesivamente a una idea, independientemente de los argumentos que se le expongan. Esto también la hace atrevida e insolente. Que no te engañe este lado pueril, usado tanto de fachada como de escudo, Freyja es una persona mucho más profunda de lo que da a entender su comportamiento de cabeza hueca. Es débil a la vergüenza y a las humillaciones, porque carga un mundo de complejos que se niega a afrontar. Normalmente reacciona de forma violenta a ellas y además le es difícil expresarse, lo que da pie a malentendidos. Y lo cierto es que no es muy buena estableciendo relaciones con otros. En lo más profundo de sí, se puede adivinar la presencia perpetua de arrepentimiento, que nunca va a admitir delante de nadie. Cuando toma más confianza es fácil que cuente chistes, delantando un sentido del humor un tanto negro. Se siente incómoda en presencia o a cargo de niños, hasta el punto de reconocer abiertamente que no le gustan. Odia que intenten disuadirla de usar maquillaje o de cambiar su forma de vestir, las grandes masas de agua y las cosas excesivamente bonitas. Le gustan los dulces, el alcohol, los malabares, las cosas puntiagudas y los chistes malos. Ama todo aquello que está roto, es feo o raro y que genera rechazo en otros.

Aspiraciones en la vidaEditar

Durante un tiempo de su niñez deseó conocer sus orígenes y averigüar por qué sus padres la habían abandonado. Después del incendio del orfanato perdió todo tipo de ambición aparte de la supervivencia básica.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar